La importancia del desayuno

Habitualmente nos tomamos un café por la mañana y pensamos que ya hemos desayunado.

Los horarios laborales y demás compromisos de trabajo hacen que nuestro desayuno casi pase por alto, olvidando las recomendaciones para una dieta equilibrada.

Especialmente en los niños, y también en personas de todas las edades, el desayuno es de vital importancia para comenzar el día adecuadamente.

La falta de desayuno genera un desequilibrio en los hábitos alimentarios y en el estado nutricional del organismo.

Como consecuencia de la falta de desayuno, nos encontramos con decaimiento, mal humor, poca concentración en las tareas, debido a que luego de varias horas, no le hemos dado a nuestro cuerpo su dosis de glucosa, principal combustible energético, por lo tanto el cuerpo debe quemar otras reservas causando alteraciones en su normal funcionamiento.

El desayuno mejora el estado nutricional. Si incluye tostadas, pan o galletas simples, estaremos consumiendo menos grasa que si comemos bollería, repostería y dulces en general.

Si nuestro desayuno incluye cereales o pan integral podremos satisfacer nuestras necesidades de fibra.
Para lograr un desayuno equilibrado debemos incluir lácteos, frutas y cereales.

Los lácteos nos proporcionan proteinas de calidad, calcio, vitaminas A, B y D; los cereales nos darán hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas, minerales y fibra: las frutas aportan hidratos de carbono, vitaminas, minerales, fibra y además, agua.

| |

.

 

Comentarios de los lectores

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.